El uso de métodos anticonceptivos

 

Este mes que festejamos a las mamás en gran parte del mundo, qué mejor que la celebración de uno de los más grandes triunfos de la mujer, el poder decidir cuándo ser madre. En este espíritu platicamos con la Dra. Angélica María Illescas, Especialista en Ginecología y Obstetricia, con más de diez años de experiencia, quien además es vocera del parche anticonceptivo y en esta ocasión nos comparte un poco de esa experiencia.

 

¿Cómo estamos en México en cuestión de planificación familiar?

Es una pregunta muy importante de manera inicial. Tenemos que recordar que nuestro país ha ido evolucionando y la mujer ha ido evolucionando de manera muy importante, tanto en el ámbito profesional como en educación y en el campo laboral remunerado.

Porque nosotras siempre hemos trabajado, nada más que antes no nos pagaban, y en el momento que entra la mujer en un campo laboral remunerado, la densidad de métodos anticonceptivos ha aumentado. Lo interesante es que, según las estadísticas, los métodos anticonceptivos han ido permeando más a las mujeres, y esto ha ayudado a que ellas puedan tener una vida más dirigida hacia sus necesidades.

Ellas deciden en qué momento quieren embarazarse, pero esto no es en general, es difícil estandarizar. Yo soy de los médicos que trabaja tanto en ciudad como en zonas rurales y no se puede comparar, pues si bien permea información por televisión y radio, los servicios de salud no están al alcance.

En la actualidad todavía uno de cada seis embarazos es en mujeres menores de 19 años, pero no podemos estandarizar esto a nivel rural, esa es una estadística nacional, pero a un nivel rural vamos a ver a muchas más jóvenes embarazadas que en una ciudad en donde tienen acceso a servicios de salud.  

¿Cuáles son los principales obstáculos ante el uso del  anticonceptivo?

Hablemos todavía a nivel cultural. Hace unos días, en una campaña a nivel gratuito de colposcopia, me llegó un hombre con machete en mano a decirme que sólo una mujer podría ver a su esposa, o no la dejaría entrar, y en sus términos le dije “si fuera hombre, no la dejas entrar y se te puede morir”, y textualmente me contestó “pues me consigo otra”. Creyéramos que esto no se da, pero la mujer aún tiene mucho camino por andar en nuestra sociedad.

¿Bajo estas condiciones cuáles serían los primeros retos a superar?

Lo primero es la cultura, la idiosincrasia de nuestro país. Vemos generaciones de mujeres, quizá nuestras abuelas en las que era difícil que hablaran de sexo, era algo oculto, que no se suponía que disfrutar; en la siguiente generación, de nuestras madres la cultura era otra, sí hay que cumplir, pero también disfrutar, y hablamos de un poco más de control de la natalidad.

De nuestra generación en adelante, cada vez la mujer posterga más el inicio de la maternidad por cumplir sueños personales, buscan estudiar, ser profesionistas y alcanzar un puesto mejor a nivel económico. Yo trabajé muchos años como Directora Médica, y déjame decirte que es un pleito muy fuerte, porque las mujeres embarazadas era difícil que entraran a laborar, por las incapacidades, permisos o si durante el embarazo hay complicaciones.

Todavía es complicado, no tenemos una cultura de apoyo ni a la mujer ni al niño, en nuestra sociedad ven esto como una pérdida para la empresa. Con esto me refiero a que gracias a los métodos anticonceptivos hemos logrado decidir en qué etapa de la vida queremos ser madres.

¿Qué tan válido es buscar de forma alternativa opciones de anticonceptivos?

El problema con los métodos anticonceptivos es que no se pueden tomar como “chochos”, un médico debe decir exactamente cuál es el método correcto para cada mujer.

Hay métodos anticonceptivos que son exclusivamente para pacientes de menos de 90 kilos, y así como hay métodos anticonceptivos que tienen que ver con el peso, también existen métodos anticonceptivos que están contraindicados totalmente en mujeres que no han tenido hijos.

También hay métodos anticonceptivos contraindicados dependiendo de los antecedentes familiares de cáncer, problemas vasculares o cardiacos; otros contraindicados en pacientes con ovarios poliquísticos o alteraciones anatómicas en el útero. Hay que dejar en claro que tienen que acudir al médico.

¿Actualmente en qué método anticonceptivo encontraríamos mayores ventajas?

Hace poco las pastillas eran muy socorridas, pero qué pasa con las pastillas, se les olvida tomársela, y al faltar una micro dosis falla el método anticonceptivo. El parche anticonceptivo ha venido a revolucionar la vida de las mujeres, porque te lo pones y libera una micro dosis a nivel hormonal muy baja diariamente.

Da la seguridad de ser micro dosis estables, no sube de peso, ayuda con el acné, regulariza los ciclos, disminuye el sangrado, entre una serie de ventajas, por lo que yo recomiendo el parche anticonceptivo.

¿Qué pasa con la fertilidad al usar de forma prolongada métodos anticonceptivos?

Lo que sucede es que hay métodos como las inyecciones, que son de depósito, de tiempo muy prolongado, lo que pasa con este tipo de situaciones es que cuando dejan de utilizar el método, el organismo se acostumbra a no ovular, y pasan muchos meses en donde al no ovular obviamente no hay embarazo.

Métodos como el parche, regresan a la fertilidad a las seis semanas máximo, en menos de dos meses de haber dejado el anticonceptivo ovulan nuevamente y se pueden embarazar.

¿Y los riesgos?

No usar el método adecuado. Hay que buscar la dosis menor, porque hay diferentes dosis hormonales, hay de 20, 25, 30, dependiendo de la edad, de la constitución física, índice de masa corporal. Se debe usar el de menor dosis que sea adecuado para la paciente; en 1965 se utilizó el primer método anticonceptivo y la dosis era de 150 microgramos.

¿Si ya tienen hijos?

Las mujeres que ya tienen hijos tienen una gama más amplia de posibilidades, si quieren tener un bebe dentro de un año, se les da cierto tipo de métodos o si ya no quieren más hijos, pero no quieren un método definitivo se le da un método más prolongado, de depósito y puedes darles una buena seguridad. En la actualidad hay muchas posibilidades, los parches pueden servir tanto para jóvenes como para mujeres más grandes que lo que quieren es mantener su ciclo estable con poco sangrado y sin molestias.

¿Cuáles serían los principales consejos en planificación?

Son muy específicos. Uno, acude con tu pareja a buscar el método que más les convenga, él tiene que participar en la decisión y en la responsabilidad de ayudarte a llevarlo a cabo.

Dos, utilizar la pareja perfecta, una vez que con ayuda de un médico elegimos método de planificación, siempre les digo que deben usar el preservativo que previene enfermedades de transmisión sexual además del método que ayude a prevenir el embarazo no deseado.

El preservativo tiene un índice de seguridad muy bajo, porque tiene muchos errores en su utilización, entonces hay que utilizar un método anticonceptivo, más el preservativo como cuidado para enfermedades de transmisión sexual. Y número tres hacerte responsable de tu vida sexual, el tener relaciones sexuales incluye el que seas responsable de en qué momento quieres o no embarazarte.

¿Qué hay de la pastilla de emergencia?

Las pastillas de emergencia son una bomba de hormonas juntas, no son método anticonceptivo, eso hay que recalcarlo. Son como lo dice su nombre, pastillas de emergencia, si algo pasó, se salió de las manos, lo que quieras. Pero en la actualidad no creo que sea válido, porque los anticonceptivos son gratuitos en el Sector Salud, en el que quieras, aun cuando no seas derechohabiente.

¿En el caso de menores de edad que ya tienen vida sexual?

Los métodos anticonceptivos o la consulta de anticoncepción es la única consulta en la que no se requiere que vaya la mamá, aun siendo menores de edad. El decidir cuántos hijos y cuándo tenerlos es derecho de las mujeres independientemente de la edad.

Con lo que sí se pueden topar, es con el típico médico mayor con la ideología de antes, y me las regañan diciendo “tú qué haces aquí, deberías estar estudiando”, y si se lo topan le dicen “usted démelo y punto”. Pero pueden ir a cualquier edad, en cualquier momento y a cualquier centro de salud, y les tiene que otorgar el servicio.

Es gratuito, accesible y te pueden dar el método que tú elijas sin ningún costo y en cualquier institución seas o no derechohabiente. El consejo es conócete como mujer, descubre tus necesidades y disfruta ser mujer.

 

Acerca Redacción

Equipo de redacción de la red de Mundodehoy.com, LaSalud.mx y Oncologia.mx

También te puede interesar

Procuración multiorgánica beneficia a más de 200 personas

LaSalud.mx.– Más de 200 personas se vieron beneficiadas con la quinta procuración multiorgánica del año, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *